Cómo es el postoperatorio de una rinoplastia

Una rinoplastia es un procedimiento quirúrgico seguro y con un alto índice de satisfacción si está realizado por un cirujano plástico cualificado.

La rinoplastia es una de las intervenciones de Cirugía Estética que requieren mayor personalización. No existen dos rinoplastias iguales; con esta cirugía se busca adaptar la nariz a la estructura de cada paciente con el fin de lograr una mayor armonía y equilibrio faciales.

En la primera consulta se evalúa al paciente y se tratan cuestiones relativas a la cirugía. Una de las preguntas más frecuentes se refiere al proceso postoperatorio. Aunque la evolución puede variar de un paciente a otro, el cirujano debe explicar qué es lo que se puede esperar en los días o semanas posteriores a una rinoplastia.

Generalmente es una intervención que se realiza con anestesia local y sedación por lo que los pacientes pueden ser dados de alta una hora después de la cirugía. La necesidad de ingreso hospitalario es muy poco frecuente.

Cuidados tras una cirugía de rinoplastia

Al salir de quirófano los pacientes llevan colocada una férula termoplástica que ayuda a mantener la nueva forma de la nariz y disminuir la inflamación postoperatoria.

Excepcionalmente puede ser necesario colocar tapones durante un período de 3 a 4 días para evitar el sangrado.

En general, la rinoplastia no es una cirugía dolorosa, por lo que no se requieren analgésicos pautados.

¿Se produce mucha inflamación?

Como en todas las cirugías faciales, tras una rinoplastia se produce la inflamación de los tejidos de la cara. Pero más allá de la incomodidad que pueda suponer, es bien tolerada por los pacientes.

No suele precisarse medicación específica, como los antiinflamatorios o los corticoides, para acelerar el proceso de reabsorción del edema (líquido en los tejidos) ya que este se resuelve en pocos días. Si por la técnica empleada o las características del paciente se considera necesario, se le indicará al paciente la pauta de medicación a tomar.

Se aconseja a los pacientes que los primeros días del postoperatorio duerman con la cabeza algo más elevada que el resto del cuerpo; esto ayuda a que el grado de inflamación sea menor. Salir a caminar los días posteriores a la cirugía también favorece que la reabsorción de la inflamación sea más rápida.

¿Tendré muchos moretones?

Aunque existen variaciones individuales, al emplearse técnicas muy poco traumáticas para los tejidos, la presencia de piel morada (equimosis) suele ser menor de lo esperado por los pacientes.

En aquellos casos con predisposición a la aparición de moretones se establecen una serie de indicaciones que el paciente debe seguir antes de la cirugía para intentar reducirlos en la medida de lo posible.

Se aconseja evitar la exposición solar hasta la resolución completa de los hematomas ya que existe la posibilidad de que se pigmente la piel, proceso que tarda bastante tiempo en revertirse. Para ello basta con aplicar una crema con filtro solar durante ese tiempo.

No existen técnicas o aparatos “milagro” que eviten al cien por cien la aparición de moretones e inflamación. Su existencia tras una rinoplastia no supone una alteración en el resultado final. La forma final de la nariz depende esencialmente de las técnicas empleadas y de la experiencia del cirujano con el uso de cada una de ellas.

¿Cómo me veré al retirar la férula?

A nivel estético la principal inquietud del paciente consiste en cómo se verá al retirar la férula. Esto se realiza habitualmente a los 8 días.

Aunque en ese momento aún hay inflamación, las modificaciones en la forma y tamaño de la nariz ya serán perceptibles.

¿Qué otras cuestiones debo tener en cuenta?

Para la limpieza interna pueden emplearse soluciones salinas isotónicas o hipertónicas, según indique el cirujano, así como pomadas antibióticas para reducir el riesgo de infección e inflamación en la zona de la entrada a la nariz.

Una vez que la piel ha recuperado el aspecto y textura previos a la cirugía, a partir de la tercera semana, se podrá utilizar maquillaje y otros cosméticos como tiras adhesivas de limpieza de poros.

Las limpiezas de poros por compresión no deben realizarse hasta el tercer mes. Las gafas graduadas o de sol se podrán usar pocos días después de retirar la férula con determinadas precauciones.

Pueden transcurrir varios meses hasta apreciar el resultado definitivo de una rinoplastia. Es el tiempo necesario para que los tejidos se estabilicen y las cicatrices completen su proceso de maduración.

La cirugía de la nariz es una de las intervenciones en la que el cambio estético tiene una mayor repercusión psicológica. Si estás pensando en realizar este tipo de tratamiento y todavía tienes dudas, ponte en contacto con nuestro equipo de profesionales en rinoplastia en Oviedo. Estamos encantados de poder atenderte.



N.R.S.- C.1.2/1248

Cerca de ti

A media hora de Gijón y Avilés
A 1 hora de León
A 2 horas de Santander

Acreditados por

This is a staging environment