Razones para someterse a una rinoplastia

Razones para someterse a una rinoplastia 1000 667 admin

La Cirugía Estética tiene como objetivo mejorar el aspecto físico de los pacientes; esto contribuye a aumentar su autoestima mejorando, como consecuencia, la calidad de vida.

La rinoplastia es una de las intervenciones más demandas en Cirugía Estética, y probablemente aquella en la que el resultado tiene una mayor repercusión psicológica.

Los motivos por los que un paciente decide realizar una intervención de rinoplastia pueden ser variados. En este post explicaremos cuáles son las principales circunstancias que están detrás de esta decisión.

1.-Por motivos estéticos:

Mejorar la apariencia externa de la nariz es la causa más común para someterse a una rinoplastia. De todas las alteraciones estructurales, la presencia de un dorso nasal alto, conocido como caballete, es la más frecuente. En ocasiones no hay una giba nasal prominente pero los pacientes consideran que su nariz es demasiado grande o larga para su estructura facial. Una punta nasal ancha, la presencia de desviaciones o unos orificios nasales excesivamente abiertos, son otras de las razones por las que se acude a un especialista. Con frecuencia son alteraciones estéticas que han preocupado a los pacientes durante muchos años y que finalmente ha sido lo que les ha llevado a consultar su caso.

2.- Tras un accidente:

Una fractura nasal, producto de algún tipo de lesión o accidente, es otra de las causas determinantes para realizar una rinoplastia. Mientras que algunas fracturas pueden ser resueltas satisfactoriamente con determinados procedimientos básicos para un cirujano plástico, en otros muchos casos, la cirugía es necesaria para recuperar tanto la funcionalidad completa como el aspecto estético de la nariz. Dependiendo de la gravedad de la rotura, puede precisarse más de una intervención.

3.- Revisión Rinoplastia:

Hay un número de pacientes que acuden por primera vez a Clínica Fernández después de haberse sometido a una cirugía de rinoplastia. El motivo de la consulta es que siguen observando alteraciones que no se corrigieron en un primer procedimiento, o la aparición de otras nuevas que no existían con anterioridad.

Se puede realizar una rinoplastia por segunda vez, aunque se debe respetar unos tiempos prudenciales para asegurar que los tejidos han perdido la inflamación propia de la primera intervención.

Todos los cirujanos prefieren operar en zonas anatómicas en las que no se ha intervenido previamente, ya que la presencia de cicatrices o inflamación pueden dificultar la identificación de las estructuras anatómicas sobre las cuales se trabaja. Por tanto, es fundamental una valoración médica previa y que el cirujano que vaya a realizar esta segunda cirugía tenga la suficiente experiencia. Esta es una operación especialmente agradecida para el paciente, ya que aporta solución a un problema que considera que no existía previamente.

4.-Para mejorar la función respiratoria:

Pensar que una persona respira mal porque tiene un dorso nasal, o caballete alto es un error. Rara vez hay que modificar el aspecto estético de la nariz para solucionar un problema respiratorio. Existen casos de pacientes con desviación de tabique que tienen un conducto nasal más estrecho que el otro, lo que puede interferir con el flujo de aire. Asimismo, pueden existir irregularidades en otras áreas de la nariz que impiden de manera similar el paso de aire.

Sin embargo, un problema estético puede estar asociado a un problema funcional. En estos casos, una valoración adecuada por parte del cirujano determinará el tipo de corrección que requiera la afección, de forma que en una sola intervención sea posible resolver tanto el problema funcional como el estético.

Más que cualquier otra, la rinoplastia es una de las intervenciones de Cirugía Estética que requiere mayor personalización, ya que hay que considerar el paciente en su conjunto y no solo la nariz. Por ello, sea cual sea la motivación del paciente para someterse a una rinoplastia, desde Clínica Fernández consideramos fundamental informarse de la cualificación del profesional que va a realizar la intervención, y que cirujano y paciente mantengan una adecuada comunicación, que contribuya a formar unas expectativas realistas sobre el resultado de la misma.

Preferencias de Privacidad

Al visitar nuestro sitio web, este recoge información, a través de cookies, para mejorar y analizar la experiencia del usuario. Aquí puedes desactivarlas si así lo prefieres.

Desactivar Google Analytics
Desactivar Google Fonts
Desactivar Google Maps
Desactivar vídeos incrustados
Política de privacidad
Nuestra web utiliza cookies de terceros para mejorar su experiencia. Puede definir sus preferencias o aceptar su uso.